Frases y citas célebres: Diego Velázquez




Diego Velázquez (1599-1660)

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Pintor barroco y Artista Universal)





« El odio es sólo la tristeza del amor. »

« Considero a Tiziano mi pintor favorito. »

« Una mujer no es un ser humano, es la razón de los seres humanos. »

« Hablan de amor y no saben que es un corazón. »

« La gente llora con lo que se ilusionó y no por lo que sintió. »

« Cada quien le da su propio significado al amor. »

« Amo la pintura de Tintoretto con todo su corazón y pureza de afectos. »

« Ignorantes que hablan de la humildad y no valoran una simple tajada de pan. »

« Considérate viejo cuando tengas mas recuerdos que sueños. »

« Procura que tus sueños se vuelvan metas y no se queden sólo en sueños. »

« No sirve de nada tener lo mejor y no ser el mejor. », Diego Velázquez




1617—1623, Etapa Sevillana



Vieja friendo huevos, 1618, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 100,5 x 119,5 cm., National Gallery of Scotland, Edimburgo (UK)

« Velázquez es como un cristal sobre el mundo. Nada como los cristales para merecer el respeto debido a la veracidad. Nada, sin embargo, que corra tanto peligro de dejarnos en duda sobre si existen. », Eugenio D'Ors: Tres horas en el Museo del Prado (1922)



La adoración de los Magos, 1619, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 204 x 126,5 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Fue el pintor que mejor supo penetrar el alma española, el que encontró la forma y la expresión que más se ajustaban al espíritu de su pueblo...Pintó con tanta finura y sutilieza, con tanto vigor y presición, con tanta sencillez y fuerza representativa, que, ante él, el más magistral de los pintores siente la tentación de hacer pedazos los pinceles. », Karl Justi: Velázquez y su siglo, 1888



El aguador de Sevilla, 1620, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 106,7 x 81 cm., Apsley House, Londres (UK)

« Es el príncipe de los pintores españoles y uno de los mejores del mundo. Domina por ende en todas sus obras la perspectiva aérea, el ambiente, la luz, el justo valor de todos los tonos, y consigue con el color fijar los términos y distancias tanto y tan bien como las inflexibles reglas de la perspectiva. », G. Cruzada Villaamil, 1885




1623—1660, Etapa Madrileña (Pintor del Rey)



El triunfo de Baco o Los borrachos, 1628-1629, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 165 x 225 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« ...con la vida que infunde a los personajes, con sus gestos profesionales, con una genuflexión, con una mano tendida. Pero es sobre todo el modo armonioso con que explota las luces y las sombras lo que obliga a la vista a abarcar la visión entera y a captar la distancia entre un plano y otro. Con estas variaciones animadas, Velázquez nos transporta al espacio que él mismo ha creado, nos hace vivir directamente en él; y alcanza así las cumbres de la realidad artística y viviente. », Mayer A. L.: Velázquez, 1936




1628, Viaje a Italia por recomendación de Rubens para conocer la obra de los grandes maestros del Renacimiento, Tiziano, Tintoretto, Miguel Ángel, Rafael o Leonardo da Vinci y sus contemporáneos como Caravaggio, entre otros



La fragua de Vulcano, 1630, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 223 x 290 cm., Museo del Prado, Madrid (ES); abajo, estudio para la cabeza de Apolo, 1630, Óleo sobre lienzo, 36 x 25 cm., Colección privada



« De los venecianos aprendió a romper los rígidos contornos de las figuras y a modelar sus formas con la luz, a correr sobre la trama de la tela con unas pinceladas rápidas, poniendo el acento allí donde más falta hacía. », E. Du Gué Trapier, 1948



La túnica de José, 1630, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 223 x 250 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Él no escribió cartas, como Poussin o Rubens, que son fundamentales para conocer la personalidad íntima, privada de la persona. También era un hombre, a tono con la corte de Felipe IV, muy reservado, no muy público. », Jonathan Brown



arriba y abajo, Vistas del jardín de la Villa Médicis, 1630, (Considerados por los expertos como los "primeros cuadros impresionistas"), Óleo sobre lienzo, 48,5 x 43 cm. y 44,5 x 38,5 cm., respectivamente, Museo del Prado, Madrid (ES)



« El Constante estudio del natural le dio el dominio del dibujo, así como su privilegiada vista la apreciación del color. Su buen gusto, elegancia y aristocráticas maneras de presentar actitudes, expresiones y grupos, con esbeltez y gracia, domina todos sus lienzos. », G. Cruzada Villaamil, 1885




1631, Regreso a Madrid por deseo de Felipe IV



Cristo crucificado, 1632, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 250 x 170 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Sólo él ya vale el viaje. Los pintores de todas las demás escuelas, que están a su alrededor en el Museo de Madrid y muy bien representados, parecen todos, en comparación con él, menos repetidores. Es el pintor de pintores. », Edouard Manet, carta desde Madrid a H. Fantín-Latour, 1865



La Rendición de Breda o Las lanzas, 1634, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 307 x 367 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Nunca conoceremos a Velázquez como a Goya o Picasso, pero leyendo entre líneas en la copiosa documentación oficial de su carrera en la Corte, es posible reconstruir algunos aspectos del Velázquez hombre. », Jonathan Brown



El Príncipe Baltasar Carlos a caballo, 1635, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 209 x 173 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Si alguien se pusiese a copiar Las Meninas, totalmente con buena fe, al llegar a cierto punto y si el que las copiara fuera yo, diría: ¿Y si pusiera esta un poquito más a la derecha o a la izquierda? Yo probaría de hacerlo a mi manera, olvidándome de Velázquez. La prueba me llevaría de seguro a modificar la luz o a cambiarla, con motivo de haber cambiado de lugar algún personaje. Así, poco a poco, iría pintando unas Meninas que serían detestables para el copista de oficio, pero serían mis Meninas. », Pablo Picasso



Felipe IV cazador, 1634-36, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 191 x 126 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« La diferencia entre un pintor de bodegones y Velázquez es que el primero busca el detalle, las gotas de agua, los pétalos de las flores. Velázquez, por el contrario, da algunas señales que uno interpreta como quiere. En Las Meninas, por ejemplo, el efecto general es que todo está en su sitio, pero si se mira el cuadro de cerca es una obra casi inacabada. Y esto es un atrevimiento en el arte de la pintura. Responde al esfuerzo que Velázquez hace para replicar el sentido de la vista. Con unas pinceladas, el artista puede representar muy en detalle o limitarse a poner una mancha. El objeto es el mismo, pero visto desde dos tratamientos distintos del papel que tiene la pintura frente a la realidad. », Jonathan Brown



Coronación de la Virgen, 1635-36, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 176 x 124 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« El efecto aéreo de sus pinturas se debe simplemente a esa venturosa indecisión de perfil y superficie en que las deja. A sus contemporáneos les parecía que no estaban "acabadas" de pintar, y a ello se debe que Velázquez no fuese en su tiempo popular. Había hecho el descubrimiento más impopular: que la realidad se diferencia del mito en que no está nunca acabada. », José Ortega y Gasset: "Velázquez", 1953



El Dios Marte, 1640, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 181 x 99 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Con Velázquez nunca te vas sintiendo que lo ha descubierto todo. Su misterio es infinito. Sabes que siempre verás algo más. Es, como decía Manet, el pintor de los pintores, porque siempre tiene algo más que mostrarte », Jonathan Brown





Bufones, 1635-45, Francisco Lezcano (El niño de Vallecas); El bufón Calabacillas; Don Sebastián de Morra, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 107 x 83 cm.; 106,5 x 82,5 cm.; 106,5 x 81,5 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Sabía pintar la esencia de la dignidad del ser humano, incluso cuando era física o mentalmente anormal; lo atestiguan sus extraordinarios cuadros de enanos y bufones. Tenía la capacidad de observación psicológica propia del introvertido. », J. Evans, 1939



Sibila, 1648, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 64 x 58 cm., Museo Meadows, Dallas, Texas (USA)

« Hemos descubierto documentos que nos dicen mucho de su situación económica, de que sus deseos de ennoblecerse tenían una contrapartida en un afán de enriquecerse. Quería crear una especie de clan con su propio patrimonio, sus propios títulos. Esto era muy normal en la época. La gran paradoja es que era un artista revolucionario pero un hombre muy conservador. Era un hombre muy complejo. », Jonathan Brown



Venus del espejo, 1647-51, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 122 x 177 cm., National Gallery de Londres, Inglaterra (UK)

« Centraba su interés en el aspecto físico de las cosas, y su arte estaba precisamente en el énfasis y en la volumetría de los colores, en su consistencia, su evidencia y su esencia viva. », Lionello Venturi, 1945




1649—1651, Nuevo viaje a Italia, esta vez para comprar obras de arte que decorasen los Palacios Reales de Madrid por encargo de Felipe IV



Retrato del Papa Inocencio X, 1650, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 140 x 120 cm., Galería Doria Pamphili, Roma (ITA)

« La pintura hasta Velázquez había querido huir de lo temporal y fingir en el lienzo un mundo ajeno e inmune al tiempo, fauna de eternidad. Nuestro pintor intenta lo contrario: pinta el tiempo mismo que es el instante, que es el ser en cuanto que está condenado a dejar de ser, a transcurrir, a corromperse. Eso es lo que eterniza y ésa es según él, la misión de la pintura: dar eternidad precisamente al instante ¡casi una blasfemia! He ahí lo que para mí significa hacer del retrato principio de la pintura. Este hombre retrata el hombre y el cántaro, retrata el acontecimiento, esto es el instante. En fin, ahí tienen ustedes Las Meninas, donde un retratista retrata el retratar. », José Ortega y Gasset: Introducción a Velázquez, 1954



Juan de Pareja, 1650, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 81,3 x 69,9 cm., Museo Metropolitano de Arte, Nueva York (USA)

« Del realismo de los "interiores" al impresionismo de las últimas obras fue largo y fatigoso el camino, el constante y obstinado progreso de un artesano destinado a dominar su oficio, más que el éxito sin esfuerzo de un virtuoso. », E. Du Gué Trapier, 1948




1651, Regreso a Madrid por deseo de Felipe IV



María Teresa de Austria, 1651-54, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 34,3 x 40 cm., The Metropolitan Museum of Art, Nueva York, The Jules Bache Collection, 1949

« Para él no hay más libros, más modelos, más estudios que el natural, ni mas erudición, mas historia, ni más horizontes que aquello que su vista alcanza. De ahí que Velázquez sea en el arte como Cervantes en las letras. », G. Cruzada Villaamil, 1885



Las Meninas o La familia de Felipe IV, 1656, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 318 x 276 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Tuve la oportunidad de enfrentarme, por primera vez, a mis ídolos. Me esperaban en el Museo del Prado. Desde entonces me quedó fijado en las retinas, de una manera obsesionante, el cuadro de Velázquez Las Meninas. Creo que ya tomé, aunque fuera en el subconsciente, la decisión de realizar mi versión de Las Meninas. Que son las que ahora se encuentran, como donación, en Barcelona. », Pablo Picasso



Las hilanderas o La fábula de Aracne, 1657, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 222,5 x 293 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Creo que hizo una especie de huelga de celo, pintando a un ritmo muy lento. Cada cuadro tiene más valor porque hace pocos. Lo que Velázquez parece querer decir es que sus cuadros son difíciles porque es un artista, no un artesano. », Jonathan Brown, 2008



Mercurio y Argos, 1659, (Barroco), Óleo sobre lienzo, 128 x 250 cm., Museo del Prado, Madrid (ES)

« Diego Velázquez es el mayor pintor que jamás ha existido. Él sólo, ya merece el viaje a Madrid. », Edouard Manet





Frases célebres





Pablo Picasso







Francisco de Goya







Caravaggio








( All phrases and quotations famous architects and artists / Todas las frases y citas célebres de arquitectos y artistas )



Home  Geography  Architects   Engineers  Skyscrapers  Bridges  Buildings Towers  Publications  Last Photographics Works  About me